Obstáculos al social media en las empresas (II): recursos y expectativas

Obstáculos al social media en las empresas (II): recursos y expectativas

Para muchos, Internet todavía tiene un halo mágico. “Estar en Internet” proporciona acceso a un mundo donde todo es inmediato y fácil. Este prejuicio provoca a menudo una gran discordancia entre los objetivos que se pretenden alcanzar en un proyecto y los recursos que se asignan. El resultado suele conducir a la frustración e incluso al abandono del mismo.

Un caso real

Hace algún tiempo, tampoco demasiado, un cliente nos pidió que le ayudásemos a montar una estrategia en redes sociales orientada a venta.

El primer paso es siempre definir el objetivo principal. La respuesta fue la siguiente: 300.000 euros de facturación en ventas online (el canal de venta era nuevo).

El objetivo en sí mismo, no tiene nada de malo. Al contrario, es fácil de medir y permite comprobar rápidamente la rentabilidad de la campaña.

En cambio, los recursos eran los siguientes:

  • 500 euros
  • 1 mes y medio
  • 0 personas de la empresa colaborando en la campaña

El margen de este cliente era muy pequeño pero, incluso así, suponía multiplicar por 20 su inversión en un mes y medio, sin dedicar tiempo propio al proyecto. En general, una rentabilidad así se encuentra en pocas ocasiones (a veces ocurre pero no es la norma).

Alimentando falsas expectativas

Es difícil llegar a ser campeón del mundo de atletismo entrenando una vez al mes. De momento, son todavía muy pocas las empresas que han conseguido tener éxito en las redes sociales y, sin embargo, casi cada congreso, cuenta de twitter o blog transmiten la impresión de que esas empresas son la norma (lo serán pero el día todavía no ha llegado) sin ser conscientes de que quizá están poniendo las bases para que ese mismo cliente deje de creer en los social media durante mucho tiempo.

En esto no hay una crítica a nuestra “competencia”, porque a todos nos ha pasado por inexperiencia o la simple necesidad de ganar nuevos clientes. Sin embargo, tenemos que ser muy conscientes de que esta actitud puede tener consecuencias muy negativas sobre nuestro propio mercado.

Alinear recursos y objetivos

Evitar expectativas poco realistas y definir recursos adecuados a nuestros objetivos para un proyecto de social media es más sencillo de lo que pueda parecer. Basta con tomar como referencia aquello que ya conocemos bien:

  • Si nuestro objetivo principal son las ventas, podemos fijarnos en los costes que genera el departamento comercial y qué margen que genera.
  • Si queremos generar recuerdo de marca, debemos fijarnos en qué costes y qué rendimiento tienen las campañas de comunicación que llevamos a cabo.
  • Y así con todo.

En resumen

Cuando emprendemos una campaña en Medios Sociales es muy importante partir de la propia experiencia de la empresa definir recursos proporcionados con los objetivos establecidos. Sólo de esa forma podemos evaluar de forma mesurada un proyecto o una campaña.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies